CARTAS AL CONCURSO

Escrito por suavecita-- el 2018-07-17 12:58:40. Actualizado por suavecita-- el 2018-07-30 22:04:09.

CARTA Nº 1 (Alejada-)

Querido mio ..aunque me digas que no.. siempre estaré esperando: un SI
Aunque me imagines en mi vida distraída,..te llevaré a mi lado y te contaré las cosas de forma sencilla para que las entiendas.
Aunque pasen los años.. vivirás en mi recuerdo y en el sueño que inventé para ambos.
Te llamaré por tu nombre y no vendrás.. pero inventaré tus pasos y la ligereza de ánimo.
Aunque mi cama esté vacía.. extenderé mi mano e idealizaré tus formas junto a mi…, he deseado tanto vivir a tu lado.. que no hay sombra ni luz que penetre en el día.. que no te imagine como compañero y amigo como hombre y ser amado
Enfermizo amor.. el mío,..condena aceptada y querida que en el fondo sólo tiene alguna explicación posible.
¿Eras todo para mí o eras la excusa de mi soledad y terquedad a no poder sentir nada más que los anhelos que sólo contigo creí que podía alcanzar?
Me quedé postrada en el lecho de la ilusión,..muy a mi pesar.. sigo esperando que tu "no", algún día, sea un " SI" ..

Siempre..(alejada-)

CARTA Nº 2 (vayekano)

Muy señor mio:
   Permitame que le robe un poco de su tiempo, pero es con la intención de indicarle que no puede hablar de literatura si no ha leído antes la novela más famosa de la lengua española.

   El otro día, cuando tuve el honor de visitarle en su propia casa y contemplar la maravillosa biblioteca que usted posee, lo cual me dio a entender lo aficionado que es a la lectura, no pude por menos asombrarme de la falta de un ejemplar de la obra cumbre de Cervantes, El Quijote, que es el autor mas conocido fuera de España.

   Pienso que toda aquella persona que tenga un poco de cultura y gusto por la lectura, uno de los libros que debe leer es el Quijote, porque de paso conocerá la doble personalidad de todo español: desde el idealismo y soñador de don Quijote se contrapone al materialismo representado por Sancho Panza, todo ello lleno de humor, sátira, poesía y crítica a los llamados libros de Caballería, género que declinaba cuando Cervantes escribió el Quijote.

   Todo cuanto pueda decirle sobre esta novela, la cual ha sido una de las obras  más difundidas, con más de 900 versiones en distintos idiomas, sería imnumerable, desde describirle algunos de los pasajes del Quijote, como el de los molinos, o el de los rebaños de ovejas, hasta comentarle que los más grandes escritores de todos los tiempos lo han tenido como ejemplo en sus obras, con todo esto y muchas más cosas que podría decirle cualquier persona que haya leído esta novela.

   Si usted no se decide a leerla mi admiración por su cultura literaria quedaría disminuida al no poder comprender que un español de su inteligencia no haya tenido la deferencia de leer una novela que desde principio ya nos la recomiendan en la escuela, e incluso ha sido llevada al cine y también se ha publicado en comic para los más pequeños.

  Para terminar y esperando haberle animado para que su biblioteca se va enriquecida y al mismo tiempo usted complete su admiración por la lectura leyendo el Quijote, permítame excusarme por haberle robado parte de su tiempo en esta explicación, pero estoy seguro que con la lectura de esta novela usted me lo agradecerá.

CARTA Nº 3 (MdeMujer)

Apreciado chat mas de:. Siempre que tengas un enemigo que hable mal de ti, alégrate de que sea tan menudo que cuente sus mentiras con la osadía de ser creído.
Las víctimas suelen guardar silencio, por heridas y desconcierto. Por no entender la maldad y menos aún predicarla a los cuatro vientos.
Los cobardes hacen manadas, aunque la  manada sea de la peor calaña.
Mueren en su propia causa, la maldad, que no reconocen ni corrigen; expandiéndose en el espacio y a través del tiempo.
Siempre habla, el que más debería callar.
Siempre saca pecho, el que le lleva ya partido.
Siempre protege quién no protegió y cara a la galería tiene que pavonearse y encubrir sus errores a base de ensuciar las vidas ajenas.
Los despiadados, los ruines, suelen ser cotillas, groseros, maleducados y suelen tirar la basura ajena en vez de la suya.
Líbrate del que cacarea y no es gallina.
Un saludo

CARTA Nº 4  (quien suscribe)

En Canal Más de 50 a 18 de julio de 2018.

Estimado destinatario:

Esta carta va dirigida a tí. Sí, a tí, concursante al igual que yo de este concurso de cartas que han organizado.

Para participar en él yo podría escribir una carta de Amor al uso, o una carta a los Hijos, o a los Padres, o a la Vida, o a la Muerte, o a la Tierra, o al Universo, o a Dios, o a la Música, o al Chat, o escribirle al emérito y que me explique eso que le pasa al pobre por juntarse con quien no debe. Te confieso que he pensado en todas esas posibilidades y en algunas más incluso, porque me apetecía participar esta vez. El tema me gusta y no sería difícil empezar a escribir a alguien imaginario de cualquier cosa real o inventada y dejar que los dedos suelten lo que sea hasta llegar a la última línea de la segunda página. Pero no, he descartado todos los temas pensados.

No quiero escribir ninguna de esas cartas, no; lo que yo quiero es cartearme contigo. Cartearnos, eso quiero, un verbo que siempre me ha parecido precioso.

Quiero escribir cartas, pero a alguien. Y además quiero tener la ilusión al escribirlas de que me las van a contestar. Esa magia deben tener las cartas que uno escriba, ¿no?.

Mi destinatario puedes ser tú, o tú, o tú… no importa eso ahora. Mi destinatario es cualquiera que acepte la propuesta que hago a continuación.

He estado pensado que dado que tenemos un máximo de tres cartas a presentar, pues eso... usar esas tres balas que nos dan los organizadores de esto para jugar un rato Y ¡quién sabe!, a lo mejor nos hacemos con el premio. Así que si tú quieres nos cartearemos a razón de tres cartas cada uno.

El tema a tratar, pues… no existe, se trata de escribirnos por el placer de escribirnos, sin más… no sé, ya lo iremos viendo carta a carta, ¿no?. Todo dependerá de quienes seamos, de lo que nos guste o no, de si compartimos cosas o no. ¡Yo que sé!, tu cartéate conmigo y ya lo vamos viendo.

Pues todo dicho, aquí va mi primera carta, la cual ocupa una página; la segunda tendrá una y media como mínimo, prometido; y ya la tercera será apurando los renglones, los márgenes y los interlineados, pues espero tener en ese momento muchas cosas que decirte al ser la última carta que te escriba. Aunque para saberlo, habrá que cartearnos.

Y si tú, mi querido destinatario, no existes, será porque a nadie le he motivado a cartearse conmigo leyendo esta carta. En ese caso no pasa nada, aquí quedará mi carta al aire junto a todas las vuestras y que gane la mejor. ¿Te atreves?. ¡Pues te toca!. Saludos cordiales y muchas gracias.

Fdo.: EscritoraDeCartasSinDestinatario

CARTA Nº 5 (Anónima.Primera Parte)

La Carta I

Hoy, por fin, me decido. Necesito escribirte.

pues son tantas las cosas que tengo que decirte

y  tantos los deseos de hablarte de mi amor

y tengo tanto miedo de que no me comprendas,

que aprovecho tu ausencia, porque quiero que entiendas

por qué, amándote tanto, tengo tanto dolor. 

 
Una carta es un beso que damos con el alma.

Es como una caricia que nos brinda la calma

y permite que hablemos cargados de verdad.

Todavía me duele el escribir tu nombre,

como un niño inocente, que no quiere ser hombre,

por no apurar lo amargo de tanta soledad. 

 
Y yo sé que tu cuerpo lo abrazan otros brazos,

que el amor que te tuve se ha roto en mil pedazos,

y otros labios te besan donde yo te besé.

Yo, que tracé en tu carne las rutas del deseo,

hoy vuelvo la mirada cuando, al pasar, te veo

riendo y olvidada de un tiempo que se fue. 
 
 
Al irte te has llevado las ilusiones mías.

Contigo se marcharon todas mis alegrías.

Pero yo no te culpo. Quizás no supe amar

como un amante torpe, seguro de tenerte

no advertí que ya estaba a punto de perderte

 y ahora ya no me queda sino sólo llorar 

 
Y sé que amas a otro, que seguro te ha dado

lo que no supe darte, estando tú a mi lado,

eso que hoy te daría, cuando ya te perdí.

¿Qué importa que mi alma se queme en la tristeza?

Ya no me queda casi ni la inútil certeza,

de que un día, en mis sueños, tu volverás a mí.  

 
¡Ay alguien que te goza mientras que yo, te sueño!

¡Me duele que haya un hombre que se crea tu dueño

cuando yo te he querido en plena libertad.

Quizá, en algún momento, mientras él te está amando,

durante unos segundos te encuentres recordando

en qué lugar perdiste, del amor, la verdad. 

 

CARTA Nº 6 (Anónima.Segunda Parte)

La Carta II

He intentado, mil veces, beber en otras fuentes.

y, al final, todas ellas me son indiferentes,

al pensar en tu boca, y en la primera vez

que me diste tu aliento, hecho de miel y rosas,

y con él me entregaste tantas cosas hermosas,

que hoy no quiero otros labios, aunque muera de sed. 
 


¿Por qué escribo esta carta si no he de conmoverte?

Si sé que no es posible que yo vuelva a tenerte

y que dejes a ese hombre para volver a mí.

Pienso en tu cuerpo tibio, en la cama, a su lado,

en ese dulce sueño de un amor fatigado…

¡Y aun más me duele el alma al ver que te perdí! 
 


Mi carta va manchada por las huellas del llanto.

Llorar no me avergüenza, habiendo amado tanto.

Las lágrimas que caen, van marcando el papel.

Pero solo son tuyas y solo algo te pido:

Cuando llegue a tus manos y ya la hayas leído,

rómpela en mil pedazos. Que no la vea él. 
 


Y no es que me avergüence que me vean llorar.

El dolor es un signo de que he aprendido a amar.

Pero mi llanto es tuyo y tuya mi emoción.

 Y aunque mi senda ahora sea como un calvario

nuestras vivencias íntimas son un dulce santuario

donde solo nosotros podemos penetrar. 

 
Y termino mi carta, que no te dice nada.

 Es solo un desahogo de un alma atormentada,

que necesita ayuda que calme su dolor.

Mas solo tú podrías curarme las heridas.

Pero ya nuestras horas todas están perdidas

y ni siquiera puedo pensar en otro amor. 

 
Quiero amarte a ti sola, aunque ya te hayas ido,

aunque le des a otro el placer que he perdido

y que nunca el destino te proponga volver.

Que si ya no es posible que yo pueda tenerte,

y el tiempo no permita que vuelvas a quererme

jamás, aunque me muera, te deje de querer. 

 

CARTA Nº 7 (manuela1)

Carta a un médico...

Hoy después de la proeza del Dr. Cavadas, pienso en el crío al que ha devuelto calidad de vida y le va a permitir cumplir unos sueños, que tal vez ya había dejado de mano.

No hablo ya solo de poder levantarse de la cama, que ya es, sino tener un futuro que cumplir.

Una profesión que necesita más que ninguna otra vocación y empatía hacia el otro. Ya con unos años, las experiencias vividas propias o compartidas por otros. Descubres que son personas en las que ponemos nuestras vidas, en un momento delicado, donde el miedo nos atenaza, además del dolor.

Vengo a recordar a dos doctores uno que no pudo evitar lo inevitable, pero con capacidad humana y profesional. Se llama Salazar, lo recuerdo, digo el nombre, él no se me olvidará, por ser el de una pastelería. Soy nefasta recordándolos.

Y otro que por suerte ni llegue a enterarme del suyo, pero que recuerdo su cara y su comportamiento (malamente).

La esencia es que estás en mano de otra persona, que la mayoría de las veces intenta devolverte la salud, con la mejor voluntad, haciendo uso de todo su saber y sus compañeros.

Luego hay casos excepcionales, como el Doctor Cavadas que obra “milagros” a través de sus largos años de estudio y humanidad.

CARTA Nº 8 (Anónima)

Estimada novia de mi ex:

Ahora que eres parte de su vida, creo que hay puntos que debemos dejar en claro. 

No te sorprendas si él y yo mantenemos comunicaciòn, finalmente existen lazos (hijos) que nos uniràn de por vida, pero solo y exclusivamente por su bienestar. No permitas que mi perfil de Facebook te intimide, es normal que sientas curiosidad porque seguramente te han contado que soy una bruja malvada y en segundo quieres saber si fìsicamente soy mejor que tú, patrañas! Dejemonos de boberìas, tal vez, él tenga algunas fotos conmigo, y aunque me dé un poco de nostalgìa, esas fotos son parte de nuestro pasado.

Tuvimos una historia no tan buena como muchos dicen, ni tan mala como todos creen, pero eso no es ahora relevante, Ahora tú eres parte de su presente.

Nunca hemos estado frente a frente,  pero estoy segura de que estoy lejos de caerte bien. Debo confesar, que sentí algo de rabia hacia ti cuando supe que él estaba saliendo contigo, es comprensible, de repente el ego y los recuerdos traicionan,  pero la verdad es que el no es mi propiedad ni yo la suya y quiero que me deje hacer mi vida, asì como yo le permitiré hacer la suya.

No le enviaré mensajes de texto solo para hacerlos enojar, no puedo contarte muchas cosas, porque no me corresponde, hay situaciones que sólo el tiempo te hará entender y otras que solo nosotros sabemos la realidad. No le prohibiré a mis hijos conocerte y tratarte, la vida me ha hecho madurar, ya de ti depende la relaciòn que formes con ellos, recuerda que si  eliges involucrarte con un hombre que tiene hijos debes prepararte para no sentir celos e intentar alejarlos.

No te sientas molesta conmigo, yo te respetaré tanto como tu me respetes y respetes a mis hijos, Trataré de evitar cualquier tipo de conflicto. 

No dejes que nada de esto te asuste, yo les deseo lo mejor,  te contará sobre su pasado y sus errores, así que es tu trabajo aceptar y comenzar desde cero.

Reconozco que es mejor persona hoy en día debido a esos errores. Si llegó hasta ti es porque sus relaciones pasadas han fracasado. Espero que él logre ser contigo de la forma en que nunca logró serlo conmigo. Y sobre todo, espero que te entregue la vida de cuento de hadas que alguna vez pensé que podía tocarme a mí.

Importante: Recuerda que no tengo nada en contra tuyo, pero para ser sincera, estoy un poco preocupada por la manera buena o mala que puedas influir sobre él. 

Espero que algún día nos podamos saludar cordialmente, un buenos dìas o tardes, no nos quita nada, ambas sabemos que no seremos grandes amigas, pero si personas sensatas; de verdad, como dije antes, tenemos una conexiòn inevitable,  estoy segura de que eres buena persona,  me atrevo a  segurarlo porque sé que él es capaz de ver cómo es una mujer realmente, antes de enamorarse de su apariencia.

Sólo quiero pedirte una cosa: no le hagas sufrir de la forma en que él me hizo sufrir a mí. Creo en el poder del karma. Estoy convencida de que la gente recibe lo que da, pero no le deseo esa tristeza a nadie. Ni siquiera a él. Estás saliendo con el padre de mis hijos, y estoy siendo realmente sincera cuando digo que espero que todo funcione bien entre ustedes dos. Y por ùltimo, no me odies, pierde cuidado, fuì yo quien decidiò poner punto final a nuestra historia y con el corazòn en la mano te aseguro que no lo quiero de regreso

Con cariño.RD

CARTA Nº 9 (Positiva)

Hola EscritoraDeCartasSinDestinatario:
Me decido a contestar tu carta con algo sobre mi y mis gustos,que imagino seran como los de cualquier mortal.  Amo mi libertad por encima de todo. Jamás dejaré que nadie me robe mis ganas de vivir.
Pasear cuando desee, tomarme ese dulce café en la soledad de mis recuerdos o en busca de anhelos. La compañía de mi familia, de mis amigos, de la gente que se cruza y me saluda.
Amo la libertad de vestir lo que quiero y me gusta, de gritar a veces más de la cuenta, porque estoy feliz o indignada.
No dejaré que llegue a mi vida nadie que no sea amable, nadie que no signifique bienestar y amor.
Decido y decido bien por mí y los que me rodeen; decido un camino alegre y tranquilo, un camino imaginario de alegres colores que surgen de un arpa mimosa que acompaña mis pensamientos.
Si el destino es benévolo conmigo, mi vida está trazada en un sendero de elección por el positivismo, la lucha sin competitividad, sin esperar nada de nadie.
La madurez es la mejor etapa de la vida, si somos capaces de escuchar nuestro corazón y tener memoria de las cosas que han sucedido. Dejar que sean como son y volar en nuestro interior buscando todo aquello que nos falta por cumplir. El vació no existe, el miedo debe de reducirse y reconducir a  hechos ,  pensamientos y emociones.
Te invito a que pasees un poquito conmigo esta noche por tu alma y busques a ese niño-a que fuiste, analiza que te queda por vivir e intenta cumplir con con ello 
Un saludo
Positiva

CARTA Nº 10 (Anonyma_)

 Para  Emily Gardner    

La tragedia ocurrió el  sábado veinticinco de marzo, cuando solo faltaban  quince minutos para  terminar la jornada, un hermoso día de primavera.

 La Triangle Shirtwaist era la fábrica textil donde trabajábamos. Ocupaba la octava, novena y décima planta del Edificio Asch,  en el centro de Manhattan. Los dueños eran  Max Blanck e Isaac Harris.

La mayoría de las trabajadoras, mujeres jóvenes de entre catorce y cuarenta y tantos años, veníamos de  Italia y Europa del Este; y apenas hablábamos  inglés.  Nuestra labor era confeccionar las  “shirtwaist”,  unas  blusas abotonadas, inspiradas en las camisas masculinas. La publicidad decía  que eran muy apropiadas  para las mujeres trabajadoras.

Todos los días teníamos que estar en las máquinas a las siete de la mañana  hasta las ocho de la tarde, con solo  media hora para almorzar  y  siempre había que pedir permiso para ir al baño.   El salario era  una miseria, seis dólares a la semana.  Además estaban las multas.  Nos multaban por llegar  tarde, por no traer nuestros propios materiales, o por dañar una prenda en la que estábamos trabajando; en esos casos  nos descontaban  toda la pieza a nosotras, y a veces también el material.  Además, al principio de cada temporada baja, nos quitaban dos dólares de cada paga, sin explicación alguna.

Los talleres  donde pasábamos tantas horas, eran oscuros e insalubres. Solo la primera fila de máquinas estaba  junto a las ventanas y tenía luz del sol, las demás  con luz de gas; tanto de día como de noche, porque los talleres también abrían por la noche. 

Los jefes… Para esos hombres  éramos  una parte más de las máquinas que supervisaban. Gritos, insultos, recibíamos un trato  peor  que  los  esclavos.

No teníamos vestidores,  ningún sitio donde dejar nuestras cosas sin que se estropeasen.  Solo había ganchos en las paredes.

Por todo esto  creíamos en la huelga y seguíamos luchando. Pedíamos lo que es justo: el mismo salario que los hombres, menos horas de trabajo y  el derecho a amamantar a nuestros hijos.

 Recuerdo a Clara Lemlich,  ucraniana de veintitrés  años, trabajadora también en la industria textil que tanto luchó por nosotras. Ella  pagó muy cara su condición de huelguista. Fue detenida  en  más de quince ocasiones y  unos  matones a sueldo de los patrones, le rompieron las costillas en plena calle.  Luego, la pusieron en una lista negra y nunca más pudo trabajar en una fábrica.

 En mi memoria continúan vívidas  sus palabras; enfrentándose  a los sindicalistas y a los abogados que no creían en nuestra fuerza.  Ahí estaba ella  con  el brazo en alto  recitando un antiguo juramento de fidelidad: “Así se pudra el brazo que alzo, si traiciono la causa a la que ahora me comprometo”.

Fue un sábado, como le digo enfermera Gardner. Hubo un incendio  en la octava planta  que  se propagó con rapidez .Dijeron que comenzó   en un contenedor con restos de telas. Lo recuerdo todo con claridad, aunque hayan pasado tantos meses. El edificio en llamas, las salidas cerradas desde fuera, los gritos, las escaleras de los bomberos que solo llegaban a la séptima planta.

El incendio solo duró veinte minutos y  murieron ciento cuarenta mujeres: asfixiadas por el humo, quemadas vivas, aplastadas por los escombros, atrapadas en las salidas cerradas o saltando desesperadas por las ventanas.

 Yo conseguí huir por la única escalera de incendios que había, aunque  pronto fue bloqueada por las llamas. Tenía las manos completamente quemadas y había perdido a mi hermana pequeña Rose; ella trabajaba en la novena planta.

 Querida enfermera Gardner, le agradezco tanto sus cuidados y su atención.  Desearía  pedirle algo: que  escriba todo esto que le he contado.  Hágalo por mí, yo no puedo y no sé cómo quedarán mis manos.

 Escríbalo por favor  para que  nunca se  olvide, para que no se repita.

 

CARTA Nº 11 (La Alienista)

Amado papá. 
Ya han pasado  49 años desde que te fuiste.. y confieso que esos años se me hacen días..  porque aún no puedo creer que no te tenga más en mi vida. Tu partida fue la etapa más dolorosa de mi vida..  porque sin duda fuiste el mejor padre. Dios te llevó en el momento menos esperado y sin previo aviso..  te llevó cuando yo estaba empezando a madurar.. cuando mi adolescencia estaba terminando, cuando mi vida empezaba a ser aún más feliz. Tu partida no me dio tiempo a poder despedirme de ti..  tenía tantas cosas por decirte.. tanto por agradecerte.. sobre todo tu amor por todos nosotros. 

Hiciste de mi infancia y niñez, las etapas mas bonitas de mi vida.. . Has hecho de mi vida la mejor.. no me cabe duda de que cumpliste muy bien tu labor de padre. Nunca hiciste que me faltara nada, y siempre te encargaste de hacerme feliz junto a mis hermanos y mi madre.. si mi madre... tu amada esposa..
Papa mi querido papá...por eso te escribo... con una gran pena en mi corazón y a la vez una alegría de poder decirte que mami ya partió a ese lugar donde estas tu..
Papá.. mamina fue mucha madre nos ha cuidado con mucho amor y con todos los valores  humanos...Somos felices por vosotros por darnos la vida. Muchas gracias papá y mamá. 
Y ahora voy a la razón de esta carta.. Papá quiero decirte que mamá en su último viaje llevo puesto una blusa azul con su rebequina granate  y una falda de flores azules con sus zapatos negros de tacon bajo. Entre sus manos lleva dos fotografías...una de cuando era joven tal cual como cuando tu te fuistes y otra tuya papá. 
Todo esto te lo cuento papá...para que si os veis en ese lugar os podáis reconocer.. 
Papá..a mami la veras viejita con su pelito blanco..sus ojitos divinos llenos de amor... seguramente la reconoceras nada mas la veas y con esto acabo esta carta 
Te amo.. te amamos..a los dos. 
Mucho es mucho papis
Tu hija.. AGM

CARTA Nº 12 (MARCIIA)

Querido CASI-PERFECTO

En estos momentos vamos en nuestra pelea N° 21345615241354. Puedo ver tu Nick ahí en la lista titilando suevecito sin cerrarme ni un ojito.

¿Cuántos años ya que nos conocemos?

Hemos quebrado todos los vidrios de las ventanas de ambos pv, ya no queda loza y las cortinas desaparecieron. Nos demoramos mas en arreglar todo  que en volver agarrarnos de las mechas.

Aquel día en que disfrutaba de la salida del sol , mientras yo te hablaba del bello sol que saludaba a la noche, tu, tu mi querido CASI me dijiste: Aquí llueve!!!

Así ha sido siempre nuestra historia, no logramos coincidir en nada. Duramos un par de minutos melosos, hasta que se nos vienen los diablos a las letras.

En fin, clausurare el pv asi como quedo después de la última pelea. La planta agonizando en el suelo, el gato con la cola chamuscada, tus zapatos chuecos mirándome desde la esquina.

Ah! Y dejare en el mismo lugar tu calzoncillo de delfín que tanto te gusta.

Hasta siempre.

MARCIIA

CARTA Nº 13 (Anónima)

A ti, mi Alma Gemela,

Después de doce años, me atrevo a escribir estas letras, que pondré a buen recaudo, en el equipaje de Paloma, quien será la encargada de llegar hasta ti, a través del infinito.

Doce años ya y parece que fue la semana pasada cuando en un estado de total nerviosismo, observaba los nenúfares en la estación de Chamartin.

El verte por primera vez frente a frente, corroboró que todo aquellos sentimientos que fluían por mi ser integral eran de verdad verdadera, esa mirada debida, esa esmeralda de tu mirar, profunda y trasparente. No me atrevía a tocarte por temor a que te esfumaras de ese, mi tan anhelado sueño, eras real. Me lo dijo en un susurro mi piel, al solo rozar la tuya, eras tú.

Ya sabíamos que, la vida, o quizá debo decir la muerte, tenía planes diferentes a los nuestros.

Te fuiste aquel 12 de Julio, en silencio y con una sonrisa en tus labios, sabiendo que era una terrible jugada del destino (por llamarlo de alguna manera), por una parte yo me “rompí” en millones de pedacitos, en los que todos y cada uno llevaba impreso “Te amo, Manuel”.

Pero sabes qué? Te hice caso, llevo grabadas en mi sentir,  todas y cada una de tus palabras, aún rota de dolor, cada vez que viene tu imagen a mis pensamientos (casi a diario), sonrío para ti. Te lo prometí y lo he cumplido.

Las personas, muchas veces, al escuchar nuestra historia se entristecen, no falta quien te diga ¡Qué mala suerte!...qué equivocados están... mala suerte es pasar por esta vida sin pena ni gloria, sin apenas darte cuenta de tus capacidades.

No pudimos materializar nuestro amor, cierto, pero ese inmenso amor vive y te dice, tranquila  nena que eres una suertuda, ¿por qué? Porque captaste la esencia de lo que encierran esas cuatro letras,  porque fuiste capaz de la entrega total, porque lograste que, en el contenido de su mochila solo llevara sentires, sensaciones, miradas, sonrisas y piel : amor.

Doy gracias a la vida por haber tenido la oportunidad de conocerte, mi alma gemela, que aún cuando la adversidad se haya colado, nada cambia en lo que realmente fue, es y será. Recuerdo con mucha claridad tus palabras, como me arrancaste la promesa de que, a toda costa sería feliz y que cada vez que pensara en ti te recordara con una sonrisa.

Llevo tu foto en mi cartera y tu amor en mi corazón.

Te lo prometí y lo he cumplido, Manuel, mi Alma Gemela, te amo por siempre jamás.

CARTA Nº 14 (Anónimo)

RETIRADA  A PETICIÓN DE SU AUTOR.

CARTA Nº 15 (Anónima Veneciana)

Mi querido Alejandro:

Llevo días acariciando la idea de enviarte la presente aunque reconozco que la falta de fuerzas y valor me han acompañado en esta decisión, y más sabiendo que cuando termines de leer esta carta tal vez tengas la intención de decirme adiós, pero aún así, espero que con mis palabras aún haya salvación para nuestro amor.

Por todo ello, amado mío, necesito que recuerdes conmigo algunos detalles de nuestra relación.

Supongo que te acuerdas de mi amiga Manuela la noche en que nos presentaron. Iba acompañando a Roberto que resultó ser el primo de tu amigo Fernando. Pues bien, lo primero que he de decirte es que ni Manuela era mi amiga ni Roberto era su novio. Nos costó 150 pavos , eso si, pagados a medias entre Roberto y yo, contratar a esa chica para experimentar lo que (y que en este momento no te voy a contar) ya habrás imaginado conociéndote como te conozco.

Ese pequeño secreto cuya verdad nunca te desvelé me ha atormentado desde entonces, pero el miedo a que no te gustaran esas inclinaciones mías me sumió en el silencio. Espero que puedas entenderlas si es que me amas de verdad.

Hay otro pequeño detalle que necesito compartir contigo para aligerar en la medida de lo posible esta carga que me atormenta.

Supongo que recuerdas el curso que hice el verano pasado a finales de Julio. Cuando tuve que ir a Madrid y tú me decías que querías acompañarme y yo con la excusa de que pasarías muchos días de aburrimiento y calor no lo permití. ¿Lo recuerdas?. Pues bien, no fui a un curso. Estuve con mi amiga Adela, esa con la que no quieres que me junte porque según tú va pidiendo guerra. Pero eso sí, te aseguro que aprendí lo más grande. ¿O es que acaso crees que la noche en que terminamos desnudos en la bañera y casi te da un pasmo fue porque apliqué técnicas aprendidas por inspiración divina?

Fue por nosotros todo lo que hice querido Alejandro. Sé que es difícil que lo entiendas, pero tengo la esperanza de que si piensas en esos momentos en los que tú me pides un regalo y yo te hago un guiño, tal vez lo comprendas. He tocado la luna a tu lado, y la sigo tocando. Sé que tú también lo haces cuando estás conmigo.

Me cuesta tanto trabajo escribirte estas letras, amado mío. Solamente me alivia pensar que tras todas estas palabras quedaré liberada de la mentira y ojalá tu amor pueda vencer tus posibles dudas. Como la duda que tuviste cuando tu madre vino a casa por Navidad con el gato y no terminaste de creer mi alergia al minino. Es cierto que no me gusta tu madre ni el gatito, pero creí que con ello te haría un favor al dejar que estuvierais solos para hablar de vuestras cosas sin impedimento alguno. Solamente por ese motivo aproveché para ir esa semana a Marbella a visitar a Roberto que por aquél entonces pasaba unos días allí en compañía de unos amigos de reputación más bien dudosa, pero de los que aprendí bastante, y siempre para nuestro beneficio, como bien sabes, mi amor.

Podría contarte más detalles, pero creo que son simple anécdota y quedaran en el olvido comparados con los que ya sabes.

Mira dentro de tu corazón, amado mío y dime si este amor que nos une no es bastante para superar cualquier obstáculo. Ha sido un año maravilloso el vivido a tu lado y no creo que unos cuantos detalles deban llevar al traste tanto construido. Así que no le hagas caso a Fernando, no des crédito a lo que te cuenten de mi. Quién quiere matar esto que nos une y causar tanto dolor no puede ser tu amigo. Sabes que me he entregado a ti sin dudarlo. Sacrifiqué mi trabajo en el hospital solo porque mis guardias no permitían estar en casa cuando volvías tan cansado del tuyo. Renuncié a mi querido coche porque te empeñaste en que era mejor uno nuevo y más rápido para ir más cómoda a recogerte al aeropuerto cuando venias de viaje. He hecho todo lo que ha estado en mi mano para hacerte feliz. Tengo confianza en que sabrás valorarlo. Haz caso solo a mis palabras porque esos que dicen ser tus amigos no viven nuestra vida.

Te amo.

Tu Cande.

CARTA Nº 16 (Anónimo)

A tí, mujer,

Imponderablemente hermosas

a veces manzanas, las mas, peras

nimbo de mamelon saliente

alimento del lactante

al tacto suave !!

equidistantes ellas

además de desiguales

aunadas ofreciendo a la mirada

entre manzana y manzana

canaleta codiciada.

anheladas desde  siempre

por guerreros y escribientes

por nobles y  por plebeyos.

allí quieren poner  todos ellos

una pica como en Flandes !!

ah !! malandrines sin conciencia 

olvidasteis que mas que placer

es alimento, fuente de proteínas

para un infante lactante.

aunque toda teta tiene un instante

que deja de ser lactante

y pasa a ser codiciable para

otro menester.

imponderablemente hermosas

a veces manzanas, las mas, peras

nimbo de mamelon saliente

alimento del lactante

al tacto suave !!

equidistantes ellas

además de desiguales

aunadas ofreciendo a la mirada

entre manzana y manzana

canaleta codiciada.

anheladas desde  siempre

por guerreros y escribientes

por nobles y  por plebeyos.

allí quieren poner  todos ellos

una pica como en Flandes !!

ah !! malandrines sin conciencia 

olvidasteis que mas que placer

es alimento, fuente de proteínas

para un infante lactante.

aunque toda teta tiene un instante

que deja de ser lactante

y pasa a ser codiciable para

otro menester.

 

CARTA Nº 17 (jimena-)

Querída bella Tierra:
  Te escribo esta carta breve.. para decirte.. que creo que parte de nuestra misión como tus inquilinos es la de cuidarte... respetarte y admirarte. Estamos "intentando" dejar de ser tan ambiciosos y ser congruentes con nuestra naturaleza humana que nos dice que debemos hacer el bien y evitar el mal.. preservar la transmisión y conservación de la vida y contemplar la belleza.. entre otras. 

Estamos en el camino para dejar de atentar contra tu vida y la nuestra.. para tomar decisiones más inteligentes que te hagan volver a confiar en los seres humanos. Queremos ser virtuosos y dignos habitantes de ti y dejar de crear leyes que no se cumplen o que se cumplen a medias porque siempre tiene más peso el mercantilismo antes que tu naturaleza.

Somos muchos los que estamos haciendo intentos y luchando contra nosotros mismos para conservarte como eres.. a si de bella. Dios nos puso en tu camino y debemos hacer lo que esté en nuestras manos.. , todos desde nuestro pequeño o gran círculo de acción, y agradecer tus bondades...tontalmente todas  BELLA tierra. 
Salud:
jimenaP

CARTA Nº 18 (Anónimo)

RETIRADA A PETICIÓN DE SU AOTOR

 

CARTA Nº 19 (Milton59)

LA GRANDEZA DE LA COMUNICACIÓN MILTON59 (para toda la audiencia)

Ni buena ni mala gente. O si se quiere ver desde otro ángulo, gente buena y menos buena. Que cada quien y cada cual escoja el prisma con el que más le interese observar el desarrollo de los acontecimientos.

Posiblemente a más de uno y de una les sorprenda esta mi primera epístola, dirigida a toda la audiencia, sin distinción de ninguna clase. Barrunto tal sorpresa dada mi escasa inclinación a manifestarme abiertamente en la arena del general. Igual ando errado, como podría ocurrir en cualquiera de mis siguientes consideraciones. Asumo el riesgo de equivocarme.

Esta no es una carta de amor. Eso ya va quedando claro, creo. No esperen de mí concesiones a la galería porque de eso ya se encargan, con inusitado empeño y a diario, personas de contrastado entusiasmo.

Esta no es una carta para hacer amigos. Intuyo que lo están sospechando. Si pretendiera lo contrario borraría estos cuatro párrafos y escribiría una maravillosa oda a la amistad. Les aseguro que es mucho más fácil e infinitamente más rentable socialmente. El inconveniente principal es que el riesgo de caer en la mentira crecería de forma casi exponencial al número de amigos y amigas que declarase tener aquí. Como muy bien saben, tal axioma no es privativo, ni mucho menos, del chat; más al contrario: fuera de él suelen contarse con los dedos de una sola mano aquellas amistades que son incondicionales.

Decía Elbert Hubbard, un ensayista norteamericano del siglo XIX y primeros del XX, que un amigo “es aquel que lo sabe todo de ti, y a pesar de ello te quiere". Mucho antes, Plutarco afirmó: "No necesito amigos que cambian cuando yo cambio, y asienten cuando yo asiento. Mi sombra lo hace mucho mejor". En el fondo, ambos estaban manifestando la misma idea: la amistad, más allá de una palabra reconfortante, es un sentimiento que se alimenta de gestos, actos y, en no pocas ocasiones, sacrificios personales.

Este análisis queda muy retirado de esas demostraciones de cariño ilimitado ―un tanto histriónicas para mi gusto― que se pueden observar en nuestra sala del chat y que se reducen a una larga onomatopeya de besos y parabienes. Tienen exactamente el mismo valor que aquellas sonrisas ensayadas en los saludos personales: ninguno.

Y no es que uno dude de alguna de esas manifestaciones coloridas, ni mucho menos y con todo el respeto a los buenos sentimientos. Que los hay. Uno duda del abuso. Y al hilo del caso: no deja de asombrarme la permisividad con estas explosiones de signos y tonos chirriantes ―molestos para la vista cuando se repiten de forma un tanto alocada― y la rigidez con la que se castigan unas estrofas de, pongamos por caso, Quevedo o Calderón de la Barca, porque incurren en un fenómeno llamado flood. Seguramente se debe a que la amistad en el chat está mucho más sublimada que la literatura.

Presumiblemente, un chat de adolescentes se mueva bajo coordenadas diferentes. En nuestro caso a nadie puede escapársele un dato principal, nada baladí: estamos hablando de una sala en la que la mayoría de las personas que asomamos la nariz hemos pasado el ecuador de los 50. Muchas experiencias, de todo tipo, vivencias, compromisos, luchas, éxitos, fracasos y un sinfín de avatares se reúnen casi inadvertidamente en un espacio de doble dimensión: el de la pantalla y el de, fundamentalmente, dos continentes. Y detrás de cada teclado, una persona de carne y hueso que se da a conocer ―más o menos― mediante un apodo.

Este es el misterio del chat, que no es más que otro de los muchos canales con los que la tecnología del siglo XXI permite el acercamiento y el conocimiento de personas extrañas hasta el día de ayer. Si somos capaces de usarlo con una mirada amplia, realista, democrática, sin imposiciones ni autoengaños, con honestidad y con respeto, esas aspiraciones de amistad, hoy artificial en alto grado, serán una realidad no virtual en un futuro no muy lejano. Esta es la grandeza de la comunicación.

CARTA Nº 20 (Anónimo)

RETIRADA A PETICIÓN DE SU AUTOR

 CARTA Nº 21 (Anónimo) 

Para Pá

Pá como tas?

Si, Pa, han pasao unos meses

pero ya sabes el frío y tanta nieve

ha sio imposible Pá y además lo del Nene

Te cuento Pá

recuerdas  a la Carmen, la que se caso con el Tato

esa, la que no fregaba un plato y se los endiñaba al ídem

vamos al Tato.

Si los que se fueron a la capital, esa Pá

pos ha vuelto este invierno al pueblo y le pillo la nevá

así que se quedo encerrá

Pá, le pregunte por el Tato y me dijo que sequía fregando platos, pero que ahora lo hacia en un bar.

Totá Pá que se han separao y ella volvió pa el pueblo pa olvidar y recordar, Pá que raras son las mujeres, solo se libra la Má.

Gueno a lo que voy..........

Que la Má tampoco, ojú Pá si ella es un cacho pan, ¡ ah que lo es conmigo y no contigo !

Bueno Pá ya me lo contaras otro día,  ojú Pá no digas eso de  Má

Totá Pá, que a la Carmen se le congelaron las cañerías, claro ella decía tanto tiempo sin usar,.

Pá y llamo al Nene, que hizo un curso de fontanero en el INEM, de esos de 6 meses que no valen de ná

El Nene le desatascó las cañerías, según me contó el, que las tenia obstruías que no oxidas, le ha debió de venir bien a la Carmen lo de las cañerías, ha perdió la melancolía y canta a todas horas y no se acuerda del Tato paná .

Pá, el otro día, ví al Nene, entrar de noche en casa la Carmen y salir de madrugá.

Pá no son horas de fontanería, me da que hay algo mas, y que lo de las cañerías no son tal, que es el conducto principal, el que tenia atorao, y que el Nene le dio con la llave grifa y se lo ha desatorao

Pá te dejo, ya te contaré del chat, siiiiiiiiiii lo de internete, ese que vas y te metes y te pones a conversar, el de los niketes raros ese Pá, ah y te contare de MSN y de la cam, siiiiiiiiiii Pá un chisme pa verse, que todos dicen que no tienen pa no quererla enchufa.

Un beso Pá y un abrazo de besos a Má.

CARTA Nº 22 (Anónimo)

 A  LUCIA

El verano

el río

tú, sin vestio

yo, desnudao

metios los dos en la poza

¡ renegrios !

por aquel sol de justicia

de aquella tarde de estío

 

Cuánto tiempo ha pasao  ?

déjame de echar las cuentas ….

no puede ser ojú es demasiao !!

 

Si parece que fue ayer

yo, ya me ves

y tú, tú tan mujer

 

De niña una flor preciosa

ahora convertida en rosa

 

“ sonríes, diciendo para ti

"y tú que vas a decir"

si aun andas loco por mí ”

 

Por otro lao ....

había pensao en ir a verte

y lo desestimao

que estas te sirvan de pésame

a las letras me refiero

 

que siento lo de tu madre

nos ha pillao de sorpresa

se le veía también

 

cosas de la vida

como dice el señor Cura

tos tenemos nuestra hora

 

381 visualizaciones. 0 me gusta.