Sailor Moon Crystal: ¿Es lo que prometió que sería?

Escrito por urd el 2016-07-01 21:22:44. Actualizado por urd el 2016-07-01 21:22:44.

          En un momento donde la animación japonesa aún no tenía el auge que tenía ahora, Sailor Moon causó furor y fue una importante serie que, junto con otras, abrió paso a que el ánime fuera lo que es hoy en día para Latinoamérica y Estados Unidos. Con temas sobre empoderamiento femenino, Sailor Moon nos enseñó a muchos a no ser damiselas en apuros, que la fuerza no está peleada con la belleza, sobre el poder de la amistad, y sobre todo, ser fiel a uno mismo, entre otras lecciones importantes. Sin duda alguna, en los noventas, fue todo un fenómeno. Por eso, a veinte años después nos dijeron que harían un remake, los moonies nos emocionamos y esperamos con ansias la nueva propuesta. A pesar de los constantes retrasos, seguimos esperando sin perder la fe, hasta que nos dieron una fecha y un título definitivo: Sailor Moon Crystal. Esta se transmitiría el 5 de julio de 2014. Pero, ¿cómo ha sido recibida esta propuesta por los fans y comunidad más crítica de todas?

 

          Lo primero que nos llamó la atención fue la fidelidad al diseño de personajes de Naoko Takeuchi. No hace falta más que mirar el arte de los libros para notar que sus diseños son refinados y elegantes, de trazos finos y muy etéreos. Si bien Takeuchi no es necesariamente correcta en las proporciones del cuerpo, por ejemplo en los talones, en la cintura o en las facciones del rostro, en Sailor Moon Crystal podríamos decir que los colores pasteles ciertamente son un elemento muy bonito, que los detalles de luces y sombras son mejores que en la serie original, y que también los diseños de personaje de ahora tienen severas fallas.

Usagi-chan, ¿qué estabas tomando?

 

          No es necesario tener que indagar meticulosamente entre la animación, ya hay muchos ejemplos en Internet sobre frames con animación extraña, pero otros problemas de animación que han inspirado críticas, han sido en las proporciones, y en el “copy-paste” faciales e inclusive se han leído críticas donde ciertas animaciones parecen gifs. Es verdad que Toei no destinó un gran presupuesto para Crystal, pero sabemos que esto no es una excusa, pues hemos visto series que han logrado un hermoso diseño de personajes y animación a pesar de las carencias de presupuesto. (Shoujo Kakumei Utena, tanto la serie como la película, por mencionar un ejemplo).

No, pozi.

 

          Tampoco es como que toda la animación es mala. En el arte que aparece antes y después de ir a comerciales, se muestran ilustraciones hermosas muy a la Art Nouveau que quitan el aliento. En la serie en sí, poco a poco la calidad de la animación mejoró aunque aún no ha llegado a una calidad óptima. Un ejemplo de esto es en el último Arco (Infinity), donde las proporciones son más correctas, se ajustó la anatomía, y se suavizaron las líneas que caracterizaban los rostros; de ser tajantes y rígidas, se volvieron más suaves y amigables.

 

Bueno, al menos el pie de Sailor Venus ya no es dos veces más grande que su rostro entero.

          ¿Qué tal la música? En Sailor Moon Crystal, la música está a cargo de Yasuharu Takanashi. La banda sonora no se parece en nada a su contraparte en los noventas, que estuvo a cargo del fallecido Takenori Arisawa. Pero, ¿esto es bueno? En la serie noventera, la música era alegre, emocionaba al espectador y creaba un ambiente cálido cuando la ocasión lo ameritaba o te apretaba el corazón con sus violines dramáticos; la música estaba viva. En cambio la música de Crystal es muy hermosa, un tanto Kalafinesco (lo que causa un buen acompañemiento etéreo al diseño de personajes de Takeuchi), especialmente en las transformaciones. Pero cuando tocó el (glorioso) momento en que Sailor Uranus y Sailor Neptune se transformaron por primera vez… la música no cuadró. En los noventas, la música era un plus enorme que emocionaba al espectador con sus voces, con sus coros, con su tempo animado. Había un feelin en la música que te dejaba saber «¡Yo soy Sailor Moon y vengo a patear tu trasero con el poder del amor!» Mientras que la música de Crystal dice “Soy una hermosa Sailor Senshi. Mira qué bonitos listones adornan mi uniforme.” Mientras que estas canciones son perfectas para un anime como Madoka Magica, en Sailor Moon hace falta la actitud, ese «punch» que le caracterizaba.

 

«¡Todos escuchen! ¡No se dejen engañar!»

 

          Y falta lo más importante, la historia: otro factor que es determinante para la serie es la trama que se jactó desde el inicio a ser fiel a la del manga. Esto emocionó a muchos, pues los moonies de verdad sabemos que la serie de los noventas censuró varias cosas que en la trama original hacían ver la historia un tanto más “madura” y “oscura” dentro de lo que cabe, claro, pues seguimos hablando de Sailor Moon. En la versión de los noventas, muchos episodios, inclusive tramas, fueron de relleno para permitir que Takeuchi terminara con su trabajo en el manga. Pero estos rellenos servían para poder fortalecer la amistad entre las Sailors y hacer sus sacrificios más creíbles al momento de tener que dar su vida por ella. En Crystal, al ser tan fiel al manga, hubo un momento al final de la primera temporada cuando las Sailors decidieron dar su vida para proteger a la princesa, sin faltar los diálogos alabándola, engrandeciendo su devoción por ella. ¡Pero cómo, si aún no habían pasado ni dos semanas desde que se conocieron!

          No es exageración, pues poco después en la lucha contra los Shitenou, o los cuatro generales poseídos por la energía negativa de la Reina Metalia, pasa algo similar, pero mil veces más rápido. En el manga, en una de las portadas se implica que los cuatro generales están relacionados románticamente con las Sailors, cosa que se obvió completamente en los noventas y fueron reducidos a viles sirvientes de la Reina Beryl (aunque Nephlyte mostró tener un poco más de seso cuando descubrió su amor por Naru, cosa que tampoco estaba en el manga). Hay una escena donde los Shitenou se enfrentarán con las Sailors y de repente Sailor Venus recuerda que ¡Oh, sorpresa! Ellos eran sus novios en sus vidas pasadas. En ese momento, las Sailors recuerdan y dejan de luchar “por amor”. Por último, obviamente ellos terminan regresados a ser piedras preciosas, sus formas originales, y ellas lloran a causa de la crueldad que tuvieron que enfrentar. Después, se escucha una conversación que, parafraseada, va así:

          «Defunto Kunzite» No lloren, Sailors.

          «Sailor Venus» Ok, vámonos. ^_^

          Se pudo haber aprovechado esta sub-trama para hacer algo épico y darle personalidad y profundidad no sólo a la serie, sino a los personajes, algo que claramente les hace falta. Pero los escritores decidieron que llorarles aproximadamente 10 segundos era más que suficiente.

          En resumidas cuentas, Sailor Moon Crystal provocó más emoción de lo que ha prometido; la animación. Aunque ha ido mejorando lentamente aún puede ser mejor, a pesar de las limitaciones de dinero, y con varios errores garrafales que ya fueron corregidos en las versiones de DVD. En cuanto a la música, puede considerarse hermosa a pesar de que parece ser no estar del todo bien colocada. Y finalmente, la historia. Apegada al manga, pero con serios hoyos. Cabe mencionar que esta reseña no pretende poner en un pedestal a la serie de los noventas, pero a pesar de sus propias fallas de animación (como Taiki y su frente de medio metro y ojos pequeños) y de historia, claramente es mejor que su contraparte moderna. Sin embargo Crystal, a pesar de estar perdiendo ratings tanto en Japón (como en esta parte del mundo) tiene sus seguidores que piensan que Sailor Moon Crystal no es un desastre del todo y vale la pena, quizá por la nostalgia que conlleva, o porque han podido ver esta serie como un punto y aparte de la de los noventas. Aunque para ser francos, el Arco Infinity ya terminó, y aunque es un final que puede interpretarse como que se planea continuar la serie, aún no hay noticias de la próxima temporada, ni trailers ni actores de doblaje. ¿Mal augurio? Quién sabe.

          Sea cual sea la razón, mientras a ti te guste y la disfrutes, ¿qué importa lo demás? ¿Qué opinas tú? ¿Crystal debería verse como un ánime separado? ¿Sailor Moon es mejor que Sailor Moon Crystal? Quizá tienes una crítica que añadir. De cualquier forma, déjanos tus comentarios, queremos saber qué piensas.

43 visualizaciones. 0 me gusta.